jueves, 27 de diciembre de 2012

101. Arruinando vidas


La vida empieza a cambiar. Después de tantos meses fuera de lugar, empieza a encontrar uno. Sienta bien y mal a la vez, no tiene por qué olvidar lo que ha tenido estos 16 años anteriores de su vida pero ellos sí que pueden olvidarlo porque no les importa que una persona más de su vida se valla cuando otros muchos ya lo han hecho. Si no muestra interés o si no les demuestra que es importante, se irán y lo peor, sin avisar. Pero cuando el pilar fundamental de su vida ese que hace que todo siga en pie, evitando que caiga, empieza a alejarse y a mantenerse fuera de su alcance, empiezan con paranoias que muestran que algo preocupa. EL es lo que te preocupa, te da miedo que se valla, que encuentre algo mejor (que si puede que lo haya, pero no vera lo que tú ves), después de que le desaparezca todo su alrededor caerá en picado. Él es el único que mantiene su recuerdo vivo, él es el que la ha ayudado a mantener el equilibrio durante casi medio año. Ella sin él no sería nada. El sin ella lo seria todo. Le he quitado la felicidad durante medio año, y ¿por qué siento que si sigo no le haré más daño si es lo que hago?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada